sábado, 7 de abril de 2012

Volteando el Puig Major

Pocos metros antes de llegar al Coll dels Reis (723m), donde comienza el descenso de la carretera de la Calobra, se halla el Peu del Funicular. Se llama así a una pequeña explanada, debido a un proyecto del ingeniero Antonio Parietti Coll, constructor de la carretera de la Calobra y la de Formentor, que fue presentado en 1934. De aquella explanada debía partir un teleférico que uniera ese punto de la carretera con la cima del Puig Major, montaña más alta de la isla de Mallorca con 1445 metros de altitud. Por aquel entonces se contempló la contrucción de un objetivo astronómico, instalaciones deportivas de nieve y un rstaurante en la cumbre. El ambicioso proyecto nunca se llevó a cabo y desde principios de los 60, a consecuencia de un tratado entre el Gobierno de Franco y los Estados Unidos, se encuentra una base militar de radares en la cima del Puig Major.
De la explanada del Funicular parte un sendero empinado y pedregoso. El aire es limpio y puro, se oyen las cabras montañesas en las inmediaciones, alguna se deja ver, sorprendida de que nos adentremos en su territorio. El camino que asciende, rocoso y húmedo exige toda la atención para no tropezar o torcerse un tobillo, pero el esfuerzo es compensado al llegar al punto más alto del sendero, desde donde ya divisamos el mar y los acantilados de la costa noreste de la isla. A partir de ahí el paisaje no deja de ser un regalo para vista.
El recorrido dura unas dos horas y media aproximadamente durante las cuales accedemos a la cara más escondida del Puig Major, donde se conservaban hace unos días aún las últimas nieves del invierno. La riqueza paisajística de la Sierra de Tramuntana no se describe fácilmente con palabras, sino que hay que verla. Bajo la luz mediterránea une la naturaleza vegetación, mar y montañas con un esplendor de formas y colores sorprendente. La Sierra de Tramuntana fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en Junio de 2011.





Se vislumbran las curvas de la carretera de la Calobra


Aquí se ocultan las últimas nieves que se resisten a desaparecer


La cima del Puig Major vista desde el monumento de la cruz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alguien dijo...